viernes, 22 de febrero de 2008

2 años


Todo empezó casi como un juego, una casualidad del destino. Continuó por curiosidad, por ganas de descubrir que era. Y sigue por amor, por amistad, por paciencia y comprensión, por tenacidad y por deseo de permanecer unidos.
Sólo han sido dos años, ya son dos años... es poco tiempo si lo miras con objetividad, pero parece una vida. Han sido tan intensos, nos han pasado tantas cosas, hemos descubierto infinidad de nuevas sensaciones, sentimientos, pensamientos... hemos reido, llorado, aprendido, olvidado, sentido, disfrutado, sufrido, crecido, amado, odiado, compatibilizado, respetado, besado, acariciado, conocido, pensado...ado...
No puedo decir más que gracias por seguir ahí, por amarme de la manera en que lo haces, por dejarme amarte a mi manera tambien, gracias por el compromiso que vamos a aceptar en breve, gracias por el respeto y la comprensión, y gracias sobre todo, por la amistad hermosa que nos une.
Te quiero, te amo, te respeto y te admiro.

lunes, 18 de febrero de 2008

Un gracias para cada uno


Un fin de semana lleno de emociones...me hacia falta volver a tomar contacto con todos vosotros, ultimamente parecia que no vivia aqui, no se muy bien de que me escondia...
Gracias mi niña, por demostrarme que a pesar del tiempo y la distancia, hay cosas que permaneceran inamovibles...lo sabia, pero es grato comprobarlo. Contigo siempre siento que no soy el único bicho raro que circula por los alrededores de nuestro mundo particular...Gracias por la comprensión, el respeto y los no-juicios, gracias por estar ahí siempre que lo necesito, gracias por reirte conmigo, y por llorar tambien. Sabes que te quiero...
Y gracias a todos vosotros por hacerme sentir acompañada, en este lugar lleno de gente es muy facil sentirse solo, pero con vosotros eso es imposible, me siento como en casa, en familia, y eso es algo que no se consigue fácilmente. Un gracias para cada uno:
A ti flor de azahar, darte la bienvenida a esta ciudad de contrastes, espero que puedas entenderla porque no siempre es bella, pero si acogedora, y que te sientas arropada por nosotros que nos haces muy felices al tenerte en nuestras filas en esta batalla que llamamos vida. Gracias por llenarnos de vitalidad con tu alegría.
A mi capturador de momentos preferido, sigue llenandonos de emociones con tus imágenes, tus palabras y esa calma que transmite tu alma, que se asoma en cada recorte de tu película...Gracias por deleitarnos con tu magia que nos hace ver el mundo hermoso que a veces se nos oculta.
Y como no a mi filósofa, humorista y sorprendente personita que se cruzó por casualidad en mi vida, y de lo cual me alegro enormemente, porque sin saber explicar la manera de cómo pasó, significó un antes y un después. Gracias.
Y a ti, el siempre sonriente, al ingenio puro que siempre me hace reir. Es un placer tenerte en mi camino, siempre le das un punto de optimismo a todo lo que nos rodea. No cambies nunca.
Gracias a mis compañeras de fortuna e infortunios. A veces te sorprendes de en que lugares puedes llegar a encontrar una amistad casi como por arte de magia. Me alegro de que hayamos sido capaces de mantenernos unidas.
Y no me olvido de ti, a pesar de que quizá no es nuestro mejor momento, siempre has sido tú, has estado presente en todos lo momentos de mi vida, y aunque ya nada sea lo mismo que antes, para mi seguiras siendo tú. Seguirás estando ahí.
Y por fin, tu, mi vida, mi amor, mi acompañero de viaje, mi alma, mi fiel amigo y amante, sin ti nada sería posible. Eres la luz de mi faro.
Quizá no lo demuestro, quizás me escondo un poco a los sentimientos que me provocais, pero sabed que lo aprecio enormemente, que cada uno de vosotros es importante para mi de una manera única y especial, que os quiero aunque nunca lo diga.
Gracias.

viernes, 15 de febrero de 2008

Altos y bajos...


He estado haciendo un proyecto de investigación sobre mi misma...y he llegado a la conclusión de que soy una géminis de pura cepa...
"Pues menuda conclusión" pensaréis la mayoría, pero es más importante de lo que parece así de primeras...
No creo en casi ninguna cosa supersticiosa, y digo casi porque como buena gallega "Eu non creo nas meigas, pero habelas, hailas..." a parte de eso :) , no creo en Dios, no creo en los ovnis, no creo en los mentalistas, no creo en los chamanes y sanadores, no creo en los videntes, no creo en los sucesos paranormales...y un largo etc... Tampoco creía en el horóscopo, bueno sigo sin creer en las predicciones, pero he descubierto después de visitar muchas páginas, leer algunos libros y artículos, que soy practicamente idéntica a las descripciones generales que aportan sobre los géminis, esas personas duales que han nacido en el 20 de mayo y el 21 de junio... pues si, y a pesar de que me ha costado varios años aceptarlo, es así, soy géminis, soy dual, soy el dia y la noche, la buena y la mala, con dias pletóricos y días deprimentes, con altos y bajos....así soy yo, un ir y venir, un caos permanente, un no saber con quien estas hoy, una alegria constante y una sorpresa no siempre interesante... asi he sido siempre, asi soy y así seré el resto de mi vida.
No sé si es bueno o malo todo esto, pero me resulta muy curioso e interesante, pensar que el echo de nacer un dia u otro del año, pueda llegar a influir en algo tu personalidad futura...muy extraño no les parece???

jueves, 14 de febrero de 2008

Admirable


El calor que senti cuando me abrazabas, sólo demostraba una ínfima parte del amor que profesas...
Admirable...
Admirable es tu manera de amar, de sentir,
admirables son tus besos cálidos y tus abrazos firmes,
admirable es esa mirada dulce y esas manos que acarician el alma,
admirable tambien, la claridad de tus ideas y sentimientos, si, es admirable...
Admirable la capacidad de entender y aceptar mis debilidades.
Admirable la pasión que pones en tus propósitos, la tenacidad y la firmeza de tus actos.
Y me das paz, y me aportas calma...admirable...
Y es admirable que cada vez que me tropiezo tenga tu mano tendida para ayudar a levantarme, y que cada vez que asoma una lágrima a mis ojos, tus hombros la recojan...
Te admiro por lo que eres, por lo que haces y como lo haces, pero sobre todo por la cantidad incontable de sentimientos y sensaciones que me provocas...

miércoles, 13 de febrero de 2008

Tic Tac


La vida pasa y pesa... es una frase que escuché una vez de labios de una señora muy mayor, que a pesar de todo seguía teniendo una sonrisa llena de ilusión y vitalidad, la unica pega que le encontraba al paso del tiempo es que cada vez su cuerpo le pesaba mas y le permitía hacer menos...Cuánta razón!
A veces con los quehaceres diarios, las obligaciones y el strés de esta época que nos ha tocado vivir, hacen que no seamos del todo conscientes del paso del tiempo, que es constante y apabullador...
A mi me da miedo, la velocidad con que transcurre, la impotencia de no poder detenerlo o ralentizarlo...es una de las cosas que mas rabia me dan en la vida, el tener siempre la sensación de que pierdo el tiempo.
Mi carácter vital, mi impaciencia y mis ganas de vivir plenamente hacen que kronos sea mi peor enemigo.
Dicen que la vida se compone de momentos, momentos irrisorios comparados con las pausas eternas que hay entre esos momentos, y yo quiero miles de momentos, momentos de todos los tipos, formas y colores... Quiero que mi vida sea un gran momento!
Quiero llegar a estar super arrugada diciendo que la vida pasa y pesa, y tener una sonrisa de plenitud, tener la certeza de que he vivido, haya sido o no feliz, pero que no haya desperdiciado ni un solo segundo de este regalo llamado vida, quiero no arrepentirme nunca de nada de lo que haga, quiero disfrutar mis momentos con vosotros, con todos vosotros.
Quiero mis momentos en un álbum lleno de recuerdos, de sensaciones y sentimientos.
Te regalo parte de mis momentos si me acompañas...

lunes, 11 de febrero de 2008

Incomprensible


No lo entiendo...no me entiendo. De vez en cuando, cada cierto tiempo me pasa, me pasa que no sé qué es lo que me pasa.
Tengo ahora una sensación indescriptible, incomprensible en el momento que estoy viviendo, y no lo entiendo. Creo que esta temporada afronto los dias con mucha energía, con ganas e ilusión, pero a medida que el día avanza, imparable, se van agotando, hasta llegar a este momento en que me encuentro asi, en que me canso de hacer las cosas bien, de darlo todo con lo fácil que resulta darlo a medias. Se me dan bien las mitades.
Y te necesitaba ahora.
Soledad es una palabra que hace ya bastante tiempo que ha ido reduciéndose en mi vocabulario, se ha ido convirtiendo en fuerza, en empeño y en ganas, pero es una dura contrincante. Se niega a desaparecer por completo de mi vida, y vuelve, y me revuelve, y me dibuja en una sombra y me convierte en garabato.
Y no estás.
Asoma a la ventana de mi alma un rio de impotencia, un rio que arrastra incógnitas, un rio que arrasa todas las presas que construyo...
Y no lo ves.

Prueba superada

Lo conseguí, he salido intacta de la pequeña batalla a la que me enfrentaba...casi intacta.
He sido fuerte, constante en mi empeño por una vez, y casi no he dudado...
Ha sido extraño este fin de semana, un poco volver atras pero con la ventaja de las experiencias que he vivido estos años. La situación era algo similar a aquella época en que me rendí a ti, pero yo ya no soy la misma ni mis sentimientos son iguales. Creo que he madurado y me he hecho menos egoísta, ahora mi búsqueda particular de la felicidad ya no está dividida en dos, sino en tres. Creí que me vería abocada a tomar decisiones complicadas, que quizá los astros se alinearían para provocar un desastre sentimental, que mi eterna búsqueda de experiencias y diversiones me volvería a hacer equivocarme, pero no. Lo conseguí y he de confesar que no me ha costado nada, y eso me gusta, quizá haya empezado a normalizarme.
El viaje de vuelta me ha servido para profundizar un poco en mi mecanismo, en el porque de las cosas aparentemente sin sentido que hago normalmente con tanta naturalidad. Hemos llehgado a algunas conclusiones algo imprecisas. A lo largo de mi vida me he dedicado a intentar dar un poco de mi amor y provocar sonrisas a más personas de lo que debería ser en un mismo momento, creo que el hecho de ser dos en una ha provocado que mis relaciones sean siempre un triángulo.
Mi forma de ser, de sentir, de actuar, de amar, de pensar , de vivir es increíblemente particular, y ni siquiera las personas que mejor me conocen lo comprenden. Ni siquiera tu amor.
Hace tiempo me dediqué a intentar hacer comprender mi vision del mundo y de la vida, como un profeta desorientado, y lo único que conseguía era implantar un interesante caos sentimental. Ahora me he vuelto más discreta, el tiempo me ha enseñado que los cambios se producen discretamente y poco a poco. Llegará el día en que pueda vivir plenamente mi amor, tal y como yo lo concibo, sin que ello llegue a crear un dilema moral al mundo que me rodea.
Contigo he aprendido que hay más maneras, que puedo seguir siendo yo misma, seguir amando tanto como amo, pero demostrarlo de otra forma, y es mucho mejor asi, sin tanto dolor e incomprension. Gracias por ayudarme a encontarme.

sábado, 9 de febrero de 2008

Como una película...


Fué una extraña época la que me provoca tantos recuerdos. Hay momentos que recuerdo vagamente, como difuminado, como si no hubiera sido yo la que recuerdo. Me parece una película que me hubiera gustado protagonizar. No sé porque siento ajenos mis recuerdos.
Fué una época difícil, muy complicada, cualquiera diría que fué de mis peores momentos, en realidad es así, pero yo lo recuerdo feliz, muy feliz...mi sensación es de haberlo disfrutado increíblemente. Creo que siempre estará presente. No sé explicarlo muy bien, tenía muchos problemas en aquel año, mi vida era un autentico caos, habria podido hacer cualquier cosa que lo hubiera terminado de joder, pero no lo hice, tu me ayudaste a desviarme solo un poquito...
En aquel tiempo no dormia, me costaba cerrar los ojos, lo que llevaba dentro me mantenia en tension, nunca descansaba. Mis noches de tortura, encerrada en mi cuarto fueron desapareciendo cuando tu llegaste. Ya no me sentia tan sola, tu recorrias la oscuridad conmigo, me sacabas de mi dolor, lo convertias en placer sentido.
Nadie lo entendia, ni siquiera tu, quizas tampoco yo.
Tu me lo dabas todo y yo te odiaba por ello, lo sentia un insulto, como podias?? No creia merecerlo, pero me gustaba, me gustaba mucho. Me aproveché de ello, de tus energias, de tu paciencia, de todo tu.
Te amé, si, te amé, y también te odié. Me hiciste sentir demasiadas cosas, buenas y malas. Me despertaste de mi letargo sentimental, rompiste mi coraza y me dejé ir.
Me diste fuerza y decidí no más contigo. Nunca te amaría así, como tú. No era justo.Quizá no era el momento, quizá no lo entendiste.
Desaparecí. Fuí cobarde, me escondí en la rutina, en la falsa realidad de mi vida. Te hice desaparecer, porque me dolías. Recordarte me producía rabia, impotencia.
Nunca entendí muy bien porqué. Nunca supe bien lo que hubo entre nosotros. Quien se aprovechó de quien, o si simplemente los dos lo necesitábamos...
Te amé, quizas no de una manera corriente, pero te amé, como nunca te amaron, como nunca te amarán.
Ha pasado mucho tiempo, es un vago recuerdo el que guardo, pero me hace sonreir. Tú me sigues haciendo sonreir como siempre, sacas lo mejor de mi.
Me sigues haciendo sentir como en aquella época, igual de bella, igual de inocente, igual de niña e igual de mujer.
No te dejaré marchar de mi lado.

Él


Recuerdo una noche, en la que me arreglé divertida con mi amiga, con ganas de salir de nuevo en aquella ciudad que tanto nos gustaba, con ansias de volver a disfrutar de una noche de risas, recuerdos y buena compañía.
Empezamos recordando los buenos momentos que habíamos pasado años atrás, la gente con la que salíamos, y me acordé de nuestro compañero de fatigas, incansable en aquella época, como nosotras. Decidí mandarle un mensaje, para vernos en el sitio de siempre, aunque sin demasiadas esperanzas de que apareciera despues de tanto tiempo.
Salimos con más ganas que nunca, nos reíamos con amplio gusto de todas las cosas que se nos ocurrían de camino a nuestro santuario particular de diversiones nocturnas. Estaba una noche clara, agradable aunque con mucho frío dadas las fechas en las que estábamos.
Llegamos a nuestro destino, y nos recibieron como siempre, como si el tiempo no hubiera pasado. Nos quitamos los abrigos y pedimos algo de beber para que nos quitara el frío de la noche.
Comenzamos a charlar sin parar, de mil cosas, de recuerdos, anécdotas, sentimientos. Qué bueno, todo estaba igual, como siempre. Nos sentíamos a gusto, casi como en casa.
Despues de la primera copa, vino una segunda, y el frío desaparecía, y la rectitud también. La conversación empezó a derivar en cosas mas íntimas, en secretos y en confesiones. Nos sentíamos muy bien, las dos sabíamos que eso era lo mejor que teníamos entre nosotras. Esa complicidad, el entendimiento y el respeto que sentíamos la una hacia la otra.
Perdidas en nuestra conversación, ajenas a lo que ocurría a nuestro alrededor, no nos percatamos de la puerta que se abría, y de cómo en ese instante atrevesaba el umbral nuestro amigo, con su porte de siempre. Que alegría sentimos las dos al verlo! No venía solo, le acompañaba un amigo al que no conocíamos, tenia una mirada dulce aunque su semblante era serio y distante.
Pedimos algo para celebrarlo y comenzamos a charlar.
No sé en qué momento de la conversación me dí cuenta, el alcohol empezaba a hacer efecto, pero lo ví, allí solo, a un lado de la barra, como ausente, me di cuenta de que me miraba y aparte la vista.
Dejé a mis dos amigos charlando animadamente y me acerqué a él, no sabía por qué razón, pero había algo en él que me atraía. Quizá fuera la pinta de duro, el silencio que le acompañaba o la simple curiosidad de conocerle, no lo sabía, pero quería averiguarlo.
No recuerdo qué le dije,cómo empezó la conversación, pero estuvimos largo rato conversando, como si nos conociéramos, aunque la mayor parte de las cosas las decían nuestros ojos. Cuando desperté del hipnotismo que me causaba, ya cerraban y mi amigo nos decía de ir a otro sitio a echar una partida de dardos.
Llegamos, y como siempre, el recibimiento fue caluroso, el gran hombre tras la barra, piropeándome divertido como siempre.
Dejamos las chaquetas y pedimos una copa. Ya era como un ritual pagano.
Empezamos la partida. Y empezó el juego de miradas.
Cada segundo que pasaba me sentía mas atraída por él, y sentía que a él le pasaba lo mismo. Todo estaba nublado por el alcohol, pero no desaparecía la consciencia, lo hacía todo como más misterioso.
Creo que perdíamos frente a mis amigos, pero la verdad es que poco interés teniamos en la partida. Me acerqué a él, le miré a los ojos y el me sonrió como si supiese. Le besé, me besó, nos besamos. Y ya no pudimos dejar de hacerlo. Todo desaparació a nuestro alrededor, fué espiritual, sentía como mi cuerpo se dejaba rendir frente a su alma.
Desperté. Había que irse, la noche avanzaba imparable a pesar de mis enormes deseos de que no terminara nunca.
Mi amiga me observaba entre curiosa y divertida. Ella lo comprendía, lo sabía todo de mi, de cómo trancurría mi vida en aquel momento. Creo que ella se dió cuenta en aquel momento, que no sería como siempre, que no era un escapar momentáneo de mi rutina y mi prisión sentimental.
Decidimos que aquella noche que tanto estábamos disfrutando los cuatro, no podía terminar de una manera tan común. Así que nos fuimos a dar un baño a las afueras de la ciudad.
Hacía muchísimo frío a esas horas de la madrugada, solo nos consolaba el echo de que el agua estaría muy caliente, ya que se trataba de unas termas.
Fuímos decididos hacia las pozas, creo que la idea de ir había sido mia, pero llegado el momento no quería desnudarme para entrar en el agua. Tenia las manos congeladas y todos me miraban. Despues de un rato de protestas me deje ir, y entre en el agua. Estaba muy caliente, pero se agradecía.
No pasó un segundo y ya estaban todos dentro.
El contraste de temperaturas hacia que saliera un vapor espeso del agua, y perdi de vista a mis amigos.
Sentí que me agarraban de la mano y tiraban de mi. Era él. Me miraba directamente a los ojos, de una manera tan intensa que me ruboricé.
Me besó. Sentí un escalofrío recorriendo mi espalda. y jugamos, jugamos largo rato mientras nos besabamos y acariciábamos. No cruzamos palabra en ningun momento, nos lo deciamos todo con la mirada.
Yo estaba confusa, miles de sentimientos invadian mi alma. Mi cabeza luchaba por no rendirse a aquel momento sublime. Me mantuve firme en mi propósito de no entregarme a mi oponente. Fué una dura lucha.
Oímos una voz que nos llamaba, el agua se empezó a enfriar, estaba entrando agua del rio, así que salimos corriendo. Mi amigo escalaba por las rocas a ver donde estaba la fuga y todos nos reíamos. Era una situacion muy cómica...
Nos pusimos la ropa sobre nuestros cuerpos mojados y entumecidos por el frío y nos fuimos a la casa de mi amiga.
Que gustito entrar en calor, secarse y ponerse el pijama. El sueño empezaba a hacer mella en mi, me senté en el sofá y él se sentó a mi lado. No dejaba de mirarme. Me fui acurrucando en él. Me sentia muy cómoda a su lado, me transmitía calma y seguridad. Él me recostó en su pecho y me abrazó, me cacariciaba y me rendí al placer tranquilo que me reportaba.
No sé cuanto tiempo me dormí, ella me despertó y me invitó a su cama. Él había desaparecido, dejándome con la seguridad de que ya no podría separarme de su lado.
Comenzaba un nuevo día.

* Fotografía Jürgen Kirchhoff

jueves, 7 de febrero de 2008

Te extraño

El sueño y el cansancio empiezan a hacer su aparición, ha sido un dia muy largo, y aún así, no quiero irme a dormir, tengo la sensación como de que me falta algo, necesito algo...
No tengo muy claro lo que significa, siento añoranza, soledad, nostalgia, pero no podría decir de que o de quien...
Siento un rum rum constante en mi cabeza, necesito dormir y descansar, pero este estado al que me someto hoy me lo impide, un nudo cierra mi estómago, y una cierta rabia aprieta mis facciones.
Todo estaba en calma, parecía que todo estaba bien, yo creo que lo sigue estando, pero ya no estoy tan segura como hace unos dias. Que cambiante soy...
Intentaré vencer a este duende que me invade y me prohibe el sueño, quizá la terapia de la almohada psicóloga me sirva para descubrir el resultado de este sin saber que sé.
Buenas noches luna...

miércoles, 6 de febrero de 2008

Recuerdos


Será este tiempo inestable el que me evoca recuerdos. Creo que el color gris del cielo me vuelve algo nostálgica, lo cual no sorprende, a mucha gente le ocurre lo mismo, melancolía y tristeza evocan los colores apagados...pero mis recuerdos no lo son.
Si estoy algo nostálgica, pero no triste. La proximidad de reencontrarme de alguna manera, dentro de poco tiempo, con una parte entre bonita y horrible de mi pasado, hace que imágenes de aquellos tiempos se crucen ahora ante mis ojos.
Sólo será un pequeño acercamiento, nada comparable a aquel año en que cada dia era único y diferente, lo único en común será el lugar y parte de la compañía, una parte muy importante... Pero aun así siento algo de nerviosismo. Ya he vuelto en muchas ocasiones, pero nunca sola, como ahora.
Y es como si de alguna manera algo de todo aquello volviera de nuevo. Alguna de aquellas sensaciones inexplicables para mi, algun sentimiento de aquellos que me hacian sentirme viva y enfadarme al mismo tiempo...Creo que eso es lo que me provoca nerviosismo, volver a palpar todo aquello que tanto me marcó.
Que raro se me hace, por un lado me gusta y por otro me asusta, algo normal en mi, la inagotable contradicción, mis dos yos.

-He releído la última frase y se me ha ocurrido escribir un dia de estos sobre mi, sobre como soy, intentar explicar el mecanismo que me mueve. Ardua tarea tengo por delante, creo que es un reto bastante importante para mi, que me resulto tan complicada de entender y conocer...-

Me enfrentaré a este fin de semana muy valientemente, como todo lo que vengo haciendo estos ultimos meses. Algo ha cambiado en mi, y sé que tu mirada incondicional me ayuda en mis propósitos.
Si fracaso en mis empeños, recoge mis cenizas, si salgo airosa bebe conmigo, y si la batalla hace mella en mi, tu saliva curará mis heridas.

martes, 5 de febrero de 2008

La confianza


Hoy he estado reflexionando sobre la confianza, de como se gana y como se pierde. De lo facil que le resulta confiar a algunas personas, y lo mucho que nos cuesta a otras...
Creo que la confianza puede ser de distintas maneras, o mejor dicho, confiar en distintas cosas.
Existe alguien en mi vida que me sorprende gratamente por la gran confianza que deposita en mi, y aqui matizo, no tanto en mi, sino en lo que yo siento. Creo que sabe de antemano que no dejaré de quererle y por eso confia, y lo mas admirable es que confia a sabiendas de mi inconstancia, mi curiosidad innata, mi rebeldia a las normas tradicionales. Confia en mi a pesar de conocerme. Y me encanta eso.
Hay situaciones de mi vida que creo que la gente que me rodea no comprende, o le resultan chocantes o incluso desaprueban. Pero a pesar de que si me importa lo que piensen (no voy a ser hipócrita), no dejaré de hacer y ser, como hago y soy.
La confianza más dificil de conseguir creo que es la que debe existir dentro de una pareja. Ya no solo confiar en la fidelidad carnal de tu pareja, sino en la fidelidad de amistad, sentimiento y pensamiento que creo debe existir.
Creo que a pesar del dolor que provoca el saber que tu pareja se entrega a otra persona que no eres tu, sea de la manera que sea, más duele el engaño, la mentira y la deslealtad, la falta de respeto que demuestra.
Sé que hay miles de opiniones respecto a este tema, y todas respetables y entendibles. Esta es la mia, sacada de la experiencia propia y la cercana.
Creo que el ser sincero en todo momento con tu pareja, a pesar de todo, consigue la confianza necesaria para unos cimientos solidos de respeto mutuo y comprension.
Gracias amor por confiar en mi aun cuando yo misma no lo hago.
Y he de decir que a pesar de todo lo dicho, a mi todavia me cuesta mucho confiar en las personas, por eso lo aprecio tanto, aprecio su capacidad de entender y comprender, de confiar a ciegas y de amarme de esa manera. Te admiro y respeto.
Y a pesar de mi desconfianza en la raza humana, en ti confio.
*Fotografía Nureli "Confía en mí"

lunes, 4 de febrero de 2008

Fragilidad


Hoy me siento frágil. Sí, esa es la palabra.
He estado largo rato pensando en cual sería el adjetivo que definiera mi estado en el día de hoy, y creo que lo he encontrado.
Hace algún tiempo hubiera explicado que me sentía frágil de psique, de corazón, de sentimiento...pero no es así, lo que me ocurre es que me siento frágil físicamente, y eso me desconcierta.
No es que que me rompa sólo con que me miren sino que hoy he sido pensado mucho sobre la facilidad que tenemos de ponernos enfermos, de la volatilidad de la vida. Lo mucho que nos creemos los seres humanos ¡y somos tán frágiles!...podemos hacer mil cosas, hemos inventado de todo, hemos hecho miles de hazañas y de atrocidades, pero hasta el más poderoso, el más fuerte o el más inteligente de nosotros no tiene nada que hacer frente a una enfermedad, es algo que nos supera a todos, y es nuestra fragilidad. No somos nada ni nadie, estamos a la merced del azar, la fortuna, dios, o como sea que queramos llamarlo. Simplemente no decidimos nosotros. Sómos débiles contra este mundo incierto.
Y he pensado todo esto porque estoy acatarrada y me siento frágil. Porque no tengo fuerzas, porque siento dolor, porque me enfado por la debilidad de mi cuerpo. Vaya tontería no? de lo más mínimo que me ocurre y las cosas que pienso...mo es algo nuevo, pienso en ello cuando la enfermedad o incluso la muerte anda por los alrededores de mi vida, pero hoy quería plasmarlo de alguna forma.
Y que me apetece en un momento como hoy...pues mimos, como cuando era pequeña, que te ponias malita y era genial porque no ibas al cole, y te ponian la tele en la habitacion y te pasabas todo el dia en la cama, con tu madre trayéndote la comida, cuentos para colorear y te hablaba dulce y te miraba con carita de pena.
Y ahora?
Ahora me enfado, porque no quiero estar mala, porque me impide hacer cosas y el tiempo sigue pasando. Me enfado porque dadas las circunstancias no puedo faltar al trabajo y sé, que el no descansar, alargará más los dias de mi malestar. Y me enfado porque no puedo tener mimos y es lo que me apetece.
Que poquita cosa somos!

El comienzo

La necesidad imperiosa de dejar fluir mis pensamientos, de plasmarlos para luchar con mi falta de constancia, mi equilibrio imposible, este vaivén de sensaciones, emociones y sentimientos que continuamente invaden mi espacio, el desear conocer todos mis yos y mi yo único, hacen que me decidiera a empezar este blog.
Compartiré todo aquello que me apetezca y lo que no, me lo guardo para mi disfrute personal, o lo compartiré sólo con alguien en especial, como obsequio de mi confianza.
Espero poder disfrutar de este nuevo lugar y de compartirlo con el mundo que me rodea en esta red de engranajes infinitos...
Saludos caóticos.