domingo, 30 de diciembre de 2012

2013

Cómo empezar una entrada de despedida? Pues supongo que diciendo adiós, adiós al 2012, por fin!
Este año que se va es un tanto indescriptible para mí, no es que haya sido horrible, pero desde luego de bueno no ha tenido nada... Ha sido un año de ausencia, ausencia de trabajo, ausencia de capacidad de dormir, ausencia de motivación, ausencia de amigos, ausencia de tantas cosas...
Pero también ha tenido algunas cosas buenas que es lo que lo ha salvado de que lo categorice de horrible. He recuperado mucho tiempo con mi niña, he disfrutado de mi sobrinito, y he tenido tiempo de madurar y pensar en el futuro. Hay proyectos e ideas que quizás cuajen este nuevo año que entra, y a pesar de acabar en 13, ese numero odiado por los supersticiosos, siento que será un buen año.
Sé que también ha habido una gran ausencia de movimiento por este blog, y también en Cosas que nunca diré... pero como ya he comentado, ha sido un año un tanto extraño.
No soy de esas personas que hacen propósitos de año nuevo, más que nada porque nunca se cumplen, pero si soy persona de intenciones, y tengo la intención de recuperar algo de Caótica este nuevo año 2013, así que no me queda más que decirle un gran ADIÓS al 2012, y darle una calurosa bienvenida al número 13!
FELIZ 2013!