sábado, 1 de octubre de 2011

Y se supone que tú naciste para esto. Y parece que te tengo olvidada, y sin embargo...
Pienso en ti cada día. Intento volver a acercarme a ti, porque tú has sido una de las mejores cosas que me han pasado. Tu nacimiento fue una bocanada de aire fresco. 

Refugiarme en tus brazos. Desahogarme contigo. Soñar contigo. Descansar. Respirar. Aire.

Y lo sigues siendo, y no sé porqué no vengo a ti. No sé porque no dejo que me abraces y tranquilices. Que me animes. Que despiertes mis ganas de soñar. De crear fantasías y nuevos mundos.

Me echo de menos estando contigo.