jueves, 17 de octubre de 2013

Supongo

Pensaba hoy, que supongo que con el tiempo las cosas se calman. Y digo supongo porque es algo en lo que he creído siempre y sin embargo empiezo a dudar.
Últimamente dudo de todo.

Supongo que nada dura eternamente, que el tiempo todo lo cura y todo ese sinfín de frases hechas que nos decimos unos a otros creyendo que ayudan en algo.
Últimamente tampoco creo en nada.

Supongo que escribir en el blog debería ayudarme a entender y a desahogar mucha frustración acumulada.
Últimamente no me ayuda demasiado.

Supongo que poco a poco, y después de mi última entrada en este blog, debería escribir algo más alegre y positivo para compensar. Supongo que sería lo correcto.
Últimamente no hago lo correcto.

Y sigo queriendo pensar que algún día las piezas encajarán en el puzzle y me reiré haciendo gala de esa frase tan genial de "algún día nos reiremos de esto".
JA
Últimamente no me río nada.

Supongo que debo tomar decisiones importantes, hacer grandes cambios y buscar nuevos caminos.
Pero es que últimamente no hago nada de lo que se supone que debo hacer.

Lo peor de todo es que ha llegado un punto, después de tanto dejar pasar el tiempo que ya no me importa.
No me importa casi nada.
Supongo que eso es malo, aunque últimamente tiendo a pensar que nada de lo que yo haga puede ser suficientemente malo como para compensar todo lo que llevo acumulado.

Supongo que la vida es así. Un día te despiertas y ves la realidad del mundo que nunca has querido aceptar y te rindes a ella. Toca ser un Ciudadano A.


viernes, 11 de octubre de 2013

Hasta los cojones

Hasta los cojones.
Así de rápido y conciso, así de malsonante, así de burdo; hasta los cojones!
Así estoy. Hasta los cojones.

Estoy hasta los cojones de esta puñetera vida, hoy no paro de soltar tacos y maldiciones, pero es que necesito desahogar toda esta mierda que me corroe. Y me ha dado por ahí. Mejor eso que liarme a golpes con todo el mundo creo yo...

Estoy hasta los cojones de que en este país las cosas vayan como van y que nadie haga nada. Deberían arder las calles y me da la sensación de que la única que va a arder soy yo como siga calentándome...

Estoy hasta los cojones de no tener trabajo, de no tener ni un duro, de ver pasar los días, meses y años desde la barrera, de perder el tiempo, de perder las ilusiones y sueños. Estoy hasta los cojones de no poder ganarme ni un poquito la vida para poder vivirla.

Hasta los cojones de todo el mundo, de estar siempre pendiente de todo el mundo, ayudando y preocupándome sinceramente y que luego nadie se acuerde de ti en los malos momentos. Quizás debería proclamar a los cuatro vientos lo mal que estoy y lo mal que me siento para que algunos fueran conscientes de que de vez en cuando necesito un gesto o palabra de ánimo...no pido más! Sólo que no va conmigo ir llorando por las esquinas y contando mis miserias...

Hasta los cojones de que todo el mundo vaya a lo suyo, que pasemos al lado de alguien sin mirar, así esté tirado en el suelo muerto de hambre... Hasta los cojones de la hipocresía, la desidia, la inhumanidad y la desfachatez de la mayoría.
Hasta los cojones de que nos metan mierda en la cabeza durante toda la vida de lo que deberíamos o no ser, hacer o decir.
Hasta los cojones de fingir. Hasta los cojones de callarme. Hasta los cojones de ser buena persona. Hasta los cojones de cuidarme. Hasta los cojones. Punto.

Y es que creo que no he conseguido nada en esta vida portándome bien, respetando las normas, comportándome y haciéndole la vida fácil a los demás. Creo que mejor hubiera sido mandar de vez en cuando a alguien a la mierda, diciendo más veces que NO, y pasando olímpicamente de todo dios (en el aspecto más amplio de la palabra y en el más conciso).

Todavía estoy en plena lucha conmigo misma desde hace unos días de si dejarme vencer por esta parte mía que me dice que empiece a ser más mala o dejar que mi parte buena y razonable se salga con la suya.
Es la eterna lucha del bien y del mal. Pero es que en esta mierda de mundo y en esta sociedad sucia, lo bueno, no triunfa.